¡Se me rompió la botella!

Al inicio de cada curso NILVEM damos tres tests de memoria, para establecer un nivel inicial y poder comparar el progreso posteriormente. Casi todos los estudiantes, al pedírsele que recuerden 20 palabras en dos minutos, hacen lo mismo: las leen y repiten tantas veces como pueden. El resultado, cuando tienen que escribir todas las que recuerden, suele ser pésimo.

[Si quieres hacer una prueba similar, entra aquí.]

¿Por qué todos hacen lo mismo y por qué a todos les va tan mal?

En primer lugar, porque nadie nunca les ha enseñado una mejor manera de memorizar que repitiendo. En segundo lugar, porque la repetición es una forma muy básica y limitada de memorizar: sirve para información muy elemental o en cantidades muy limitadas. Si se quiere memorizar algo complejo o extenso a base de la repetición se tiene que invertir una cantidad enorme de tiempo. Y aún así los resultados pueden ser pésimos.

Al método de memorizar por repetición lo conocemos en Puerto Rico como “la botella”. El estudiante se “embotella” la información para sacar la botella en el examen, vaciarla y, con suerte, obtener una buena calificación. Eso, por supuesto, si la botella no se rompe antes y el estudiante se queda en blanco ante las preguntas del examen, algo que ocurre con demasiada frecuencia.

Aunque no se le rompa la botella y le funcione para el examen, todavía queda un problema mayor: el estudiante sabe que todo lo olvidará pronto. Entonces, aunque obtenga una buena nota y pase el examen, ¿de qué habrá servido? De muy poco, pues aprobar clases y pasar exámenes, aunque requisitos en la educación, no es su verdadero objetivo. El verdadero propósito es APRENDER. Poder recordar lo aprendido tiempo después. Y la botella poco ayuda para eso.

Para asegurar que lo aprendido se pueda recordar por mucho tiempo, por el tiempo que se necesite, es preciso entender cómo funciona nuestra memoria, qué hace que olvidemos y qué hace que recordemos, qué factores influyen positivamente en el recuerdo y cómo aprovecharlos efectivamente.

Lamentablemente, ese conocimiento de la memoria y de qué se puede hacer para mejorarla no forma parte de ningún currículo educativo a ningún nivel. Afortunadamente, NILVEM te ofrece un curso que te lo enseña todo, en forma práctica y sumamente efectiva. A través de los años, miles de nuestros estudiantes han aprovechado las técnicas de memorización ´para apoyar su aprendizaje y asegurar el éxito. De igual manera, las han usado en su vida diaria y profesional.

Date la oportunidad de conocer tu memoria y cómo la puedes mejorar, toma el curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria cuanto antes.

Comparte este artículo: