Mejora tu lectura y transforma tu cerebro

Por José Ramón Fortuño Candelas

La lectura, además de sus obvias funciones de informarnos, ampliar nuestros conocimientos y entretenernos, tiene un efecto sobre nuestro cerebro del que no todo el mundo está consciente. La lectura va transformando constantemente nuestro cerebro, y eso tiene una importancia vital para cada uno de nosotros.

Cuando leemos, estamos pensando cosas nuevas, haciendo imágenes, encontrando conexiones, etc. Y lo que estamos haciendo en nuestro cerebro es generando nuevas sinapsis, nuevos puntos de contacto entre nuestras neuronas. 

Recordemos que, en nuestro cerebro, se estima que tenemos unas 86 mil millones de neuronas. Cada neurona se comunica, al menos, con otras mil neuronas y puede recibir, simultáneamente, hasta diez veces más conexiones de otras. Se estima, por tanto, que en el cerebro humano adulto hay por lo menos 1014 conexiones sinápticas (aproximadamente, entre 100 y 500 billones).

Ahora bien, esas cantidades no son estáticas. Tenemos más neuronas en la niñez y disminuyen y se estabilizan cuando somos adultos. Por otro lado, las sinapsis dependen, en gran parte, de la actividad que tenga nuestro cerebro. En otras palabras, un cerebro poco activo, sin nuevas experiencias, pensamientos, imágenes, etc. no va a ser igual que un cerebro activo.

La lectura es una de las actividades que más aporta a nuestro pensamiento, nuestra imaginación, razonamiento y memoria. Lo que quiere decir que promueve, como pocas otras actividades, la renovación y crecimiento de nuestras redes neuronales.

Todo eso, además de beneficiarnos durante toda la vida, tiene una especial importancia según nos vamos poniendo viejos. Y ello es así porque a través del aprendizaje continuo fortalecemos nuestra “reserva cognitiva”. Este es nuestro capital mental, que mientras mayor sea, más nos permite compensar los efectos en la eficiencia de nuestras capacidades cognitivas que puedan tener tanto el envejecimiento normal como las alteraciones cerebrales causadas por demencias como el Alzheimer.

Por todo esto es necesario y conveniente mejorar nuestra habilidad lectora, tanto en la juventud como en cualquier etapa de la vida. Una lectura fluida, con comprensión mejorada, hará que leer libros sea, para cada uno de nosotros, una actividad más placentera y deseable. Y, de esa manera, leeremos más y con mejor aprovechamiento.

Si la lectura te parece aburrida, lenta y con poca retención, considera tomar medidas para mejorarla y aumentar la cantidad de libros que lees. Es por el bien de tu cerebro y por tu salud, para toda la vida.

 

Comparte este artículo:

Retos de la nueva normalidad para los estudiantes

Este último año ha sido de grandes cambios y retos para los estudiantes de todos los niveles. El encierro, el estudio a distancia, muchas veces sin la preparación adecuada tanto de parte de los estudiantes como de las instituciones, la distancia con respecto a sus maestras y compañeros de clase, el retorno eventual a clases presenciales con medidas extraordinarias de precaución… todo esto ha hecho de este un año muy difícil.

Y aunque todos añoramos el «retorno a la normalidad», la realidad es que las cosas no van a volver a ser exactamente iguales, por lo que es más apropiado hablar de una «nueva normalidad». Con ello estaríamos hablando de una nueva situación permanente, donde podremos retornar a muchas de las actividades previas, pero las mismas no se realizarán de la misma manera.

La nueva normalidad presenta nuevos retos para los estudiantes, muchos de los cuales requieren nuevas capacidades y nuevas formas de estudiar. Una cosa es evidente: se ha incrementado exponencialmente la exigencia de que cada estudiante tome control sobre su propio proceso de aprendizaje y estudio. El estudio independiente y el manejo eficiente del tiempo son las mayores fortalezas que debe tener un estudiante. No estar preparado para estudiar independientemente y aprovechar el tiempo va a llevar directamente al fracaso, no importa cuánto empeño se ponga.

Se hace imperativo que el estudiante tenga un Método de Estudio propio, con el cual pueda guiarse y estudiar independientemente. Dicho método debe estar basado en los principios del proceso de aprendizaje. Debe guiarle en la adquisición de nueva información, su análisis, la elaboración de herramientas que faciliten la comprensión hoy y el repaso mañana.

Un método de estudio eficiente tiene que estar complementado por técnicas que disminuyan el tiempo de estudio pero, sobre todo, que le aumenten la calidad al esfuerzo. La lectura lenta y con baja comprensión es un obstáculo que muchas veces desanima a los estudiantes. Si un estudiante no domina la lectura plenamente, ni la disfruta ni la puede usar efectivamente. Un método de lectura rápida, con plena comprensión, es esencial para asegurar el paso, cada año, a niveles de mayor complejidad y profundidad en el área de estudio que escoja.

El desconocimiento de cómo los conocimientos se forman y consolidan para el recuerdo posterior hace estragos en los estudiantes. Si no se sabe cómo asegurar la retención de lo estudiado, se incurre en esfuerzos inútiles que toman mucho tiempo. A pesar de que existen técnicas muy efectivas para asegurar el recuerdo de lo estudiado, la inmensa mayoría de los estudiantes las ignoran completamente.

Todas estas herramientas esenciales para asegurar que el esfuerzo del estudiante tenga el mejor resultado son los componentes de nuestro curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria. Este verano estaremos ofreciendo nuestro curso intensivo en modo virtual. Es el mismo curso que siempre hemos ofrecido presencial, con la ventaja de poder hacerlo desde la casa. Comenzamos el 31 de mayo y hay cuatro sesiones durante los meses de junio y julio.

 

 

Comparte este artículo:

Verano: Aun el mejor tiempo para elevar la capacidad de aprendizaje

A través de muchos años, el periodo de verano ha sido aprovechado por muchísimas familias para elevar al máximo la capacidad de sus hijos como estudiantes. Nuestro curso Verano Intensivo de Lectura Veloz siempre ha sido un éxito, con cuatro o cinco sesiones de dos semanas cada año. Este año enfrentamos todos una situación muy especial que cambia todo, pero no cambia que el verano sigue siendo un periodo muy conveniente para maximizar la capacidad de aprendizaje, manejo del tiempo y estudio independiente.

Continuamos ofreciendo nuestro curso individual a distancia, el cual puede comenzarse en cualquier momento y se adapta al tiempo disponible de cada persona. Es la forma más flexible y conveniente de realizar el curso y aprender las técnicas de la Lectura Veloz, nuestro Método de Estudio y las técnicas de Memoria. Hemos estado ofreciendo este curso de esta manera durante los últimos 5 años con resultados extraordinarios y completa satisfacción de nuestros estudiantes.

Para quienes prefieren estudiar en grupo, también estamos organizando nuestros cursos de verano a distancia. Puedes ver las diferentes opciones de fecha y horario o puedes comunicarte con nosotros para otras opciones. Como todo el mundo, estamos día a día adaptándonos a la situación que la pandemia nos ha presentado.

El futuro incierto de la educación, al no saber cómo se va a estar ofreciendo el semestre próximo en las escuelas y universidades, pone en juego aún más la necesidad de mejorar la capacidad de nuestros estudiantes para estudiar independientemente, manejar el tiempo eficientemente y dominar las mejores herramientas del aprendizaje. Para ello, estos próximos meses del verano son una magnífica oportunidad. Te exhorto a que analices las opciones para el curso en nuestra página nilvem.com.

Comparte este artículo: