Mejora tu lectura y transforma tu cerebro

Por José Ramón Fortuño Candelas

La lectura, además de sus obvias funciones de informarnos, ampliar nuestros conocimientos y entretenernos, tiene un efecto sobre nuestro cerebro del que no todo el mundo está consciente. La lectura va transformando constantemente nuestro cerebro, y eso tiene una importancia vital para cada uno de nosotros.

Cuando leemos, estamos pensando cosas nuevas, haciendo imágenes, encontrando conexiones, etc. Y lo que estamos haciendo en nuestro cerebro es generando nuevas sinapsis, nuevos puntos de contacto entre nuestras neuronas. 

Recordemos que, en nuestro cerebro, se estima que tenemos unas 86 mil millones de neuronas. Cada neurona se comunica, al menos, con otras mil neuronas y puede recibir, simultáneamente, hasta diez veces más conexiones de otras. Se estima, por tanto, que en el cerebro humano adulto hay por lo menos 1014 conexiones sinápticas (aproximadamente, entre 100 y 500 billones).

Ahora bien, esas cantidades no son estáticas. Tenemos más neuronas en la niñez y disminuyen y se estabilizan cuando somos adultos. Por otro lado, las sinapsis dependen, en gran parte, de la actividad que tenga nuestro cerebro. En otras palabras, un cerebro poco activo, sin nuevas experiencias, pensamientos, imágenes, etc. no va a ser igual que un cerebro activo.

La lectura es una de las actividades que más aporta a nuestro pensamiento, nuestra imaginación, razonamiento y memoria. Lo que quiere decir que promueve, como pocas otras actividades, la renovación y crecimiento de nuestras redes neuronales.

Todo eso, además de beneficiarnos durante toda la vida, tiene una especial importancia según nos vamos poniendo viejos. Y ello es así porque a través del aprendizaje continuo fortalecemos nuestra “reserva cognitiva”. Este es nuestro capital mental, que mientras mayor sea, más nos permite compensar los efectos en la eficiencia de nuestras capacidades cognitivas que puedan tener tanto el envejecimiento normal como las alteraciones cerebrales causadas por demencias como el Alzheimer.

Por todo esto es necesario y conveniente mejorar nuestra habilidad lectora, tanto en la juventud como en cualquier etapa de la vida. Una lectura fluida, con comprensión mejorada, hará que leer libros sea, para cada uno de nosotros, una actividad más placentera y deseable. Y, de esa manera, leeremos más y con mejor aprovechamiento.

Si la lectura te parece aburrida, lenta y con poca retención, considera tomar medidas para mejorarla y aumentar la cantidad de libros que lees. Es por el bien de tu cerebro y por tu salud, para toda la vida.

 

Comparte este artículo:

El secreto más importante del aprendizaje – gratis

El secreto más importante para el aprendizaje está a tu alcance completamente gratis.  Se  trata  de  un  descubrimiento  hecho  ya  en tiempos  antiguos  y que  ha venido a comprobarse ahora que podemos estudiar de cerca el proceso en que el cerebro aprende.

En la antigüedad, el sabio Séneca declaró “docendo discimus”, o “enseñando aprendemos”. Es una pena que este principio no se haya incorporado de manera plena a nuestros sistemas educativos, pero cualquier persona que desee mejorar su capacidad de aprendizaje puede hacer uso del mismo para su beneficio.

El principio “enseñando aprendemos” puede resumirse en los siguientes puntos:

  • Si podemos explicar algo de manera que otra persona lo pueda entender, entonces sabemos que nosotros lo hemos comprendido. Si creemos que hemos entendido algo, no basta con esa sensación para saber que, en efecto, lo hemos entendido. Y la mejor forma de saberlo es explicándolo, enseñandolo a alguien más.
  • Si no logramos explicarlo efectivamente, entonces podremos entender, al menos, cuáles son nuestros puntos flojos y nuestras dudas. Si no “fallamos” al tratar de explicarlo, tampoco entenderemos qué es lo que nos falta. Si sabemos las debilidades, podremos cubrirlas regresando al libro, buscando información adicional, o pidiendo aclaraciones a nuestros maestros.

Para que sea efectivo el método de “aprender enseñando”, las explicaciones deben ofrecerse en las propias palabras, no repitiendo lo que dice el libro. Esto nos obliga a pensar más en el tema de estudio, a verlo desde distintos ángulos y a dominarlo completamente.

Al enseñar pasamos de la mera comprensión al dominio pleno.

El método de “aprender enseñando”, por último, es una excelente herramienta del pensamiento crítico, lo que es esencial para hacer de nosotros aprendices eficaces para toda la vida.

Comparte este artículo:

¿Cuándo te hiciste un «upgrade» a ti mismo?

Por José Ramón Fortuño Candelas
NILVEM

Seguramente estás familiarizado con el término «upgrade», tanto que no habría que ponerlo entre comillas. Le has hecho múltiples upgrades a tu computadora, al móvil, a los programas y aplicaciones que hay en ellos, en fin, te la pasas mejorándolos y actualizándolos para obtener el mejor rendimiento y estar al día.
Esto es tan cierto que ya gran parte de los upgrades de aplicaciones y sistemas operativos se ejecutan automáticamente, sin tú tener que hacer nada.
Todo eso está muy bien, pero…
¿Cuándo fue la última vez que te hiciste un «upgrade» a ti mismo?
Me refiero, sobretodo, a tu capacidad de aprendizaje, que es fundamental para tu desarrollo personal y profesional. Porque hoy día, si no aprendes y reaprendes constantemente, en poco tiempo estás obsoleto, no importa el campo en que te desempeñes.
¿Desde cuándo no aprendes una nueva o mejor forma de recibir, procesar o asimilar la información? ¿Sigues haciendo todo básicamente como te enseñaron en la escuela, sobretodo en los primeros grados?
Tu lectura, ¿ha mejorado en fluidez y comprensión en los últimos años? O, quizás, ¿ha empeorado?
Tu memoria, ¿es mejor ahora que antes?

La forma en que aprendes, estudias y procesas información, ¿es más eficiente y efectiva?
Si las respuestas a estas preguntas no son las más satisfactorias para ti, te invito a que reflexiones si no es tiempo ya de que le hagas un «upgrade» a tu capacidad de aprendizaje.
La buena noticia que te tengo es que ese upgrade está disponible y lo puedes «instalar» inmediatamente.
Te invito a que consideres tomar el curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria. El mismo tiene como propósito capacitarte con las más efectivas técnicas de aprendizaje, por eso lo estoy comparando con un upgrade. Leerás mejor, mas rápido y con superior comprensión, contarás con un método efectivo y eficiente de estudio y conocerás cómo funciona tu memoria y cómo hacerla más poderosa.

Este periodo de gran dificultad puede que sea, a la vez, de gran oportunidad. La realidad nos empuja a hacer cambios y debemos tratar de salir de todo esto mejorando nuestras capacidades y nuestras posibilidades. Puedes considerar tomar el curso Lectura Velos, Método de Estudio y Memoria individual y a distancia. Mira todos los detalles aquí.
No hay upgrade mejor ni más necesario que el que puedas instalar en ti mismo, que actualice y eleve tus capacidades al máximo.

Comparte este artículo: