Navegar / buscar

Maestro o estudiante: ¿quién es el protagonista?

¿Tienes, como estudiante, o tienen tus hijos, la actitud correcta, mirando hacia el futuro, sobre el propio aprendizaje? ¿Se están preparando para el futuro que se abre paso o para un pasado que ya no existe?

Por José R. Fortuño Candelas

Durante muchos años hemos seguido métodos tradicionales de enseñanza que pueden ser llamados «aprendizaje centrado en el profesor».

Los métodos tradicionales ponen al docente en el papel principal como la principal fuente de conocimiento. Todo el proceso comienza con un maestro dando lecciones, señalando áreas importantes, verificando con un cuestionario que prueba cuánto ha captado cada estudiante y termina evaluando a cada uno de ellos individualmente.
Aquí, todas las partes activas son desempeñadas por el tutor y los alumnos pasan a segundo plano.
Sin embargo, el enfoque está cambiando gradualmente, del docente al estudiante. Un concepto, «aprendizaje centrado en el estudiante», está cambiando todo eso.

Claro, uno podría decir que el aprendizaje centrado en el maestro tiene más ventajas que desventajas porque tendemos a confiar más en un adulto educado que ha planificado el plan de estudios de una manera sistemática. Sin embargo, ¿por qué la mayoría de las escuelas e institutos de eLearning buscan adaptar un enfoque basado en el alumno a todos sus cursos?

La principal diferencia entre estos dos métodos es que uno tiene una forma más formativa de evaluación (centrada en el alumno) y el otro es una forma aditiva (centrada en el profesor).

Las prácticas utilizadas anteriormente son rígidas y confinan al estudiante dentro de un marco de tiempo. No se tiene en cuenta que cada estudiante necesita una cantidad de tiempo diferente para comprender totalmente un concepto o concebir una idea oscura. Para algunos estudiantes, los libros no son lo suficientemente imaginativos y el aprendizaje de memoria no es útil para retener los hechos.
Aquí es exactamente donde el aprendizaje centrado en el profesor se queda atrás: cada alumno tiene necesidades diferentes.
Así es como el aprendizaje centrado en el estudiante entra en escena.
Enfatiza más en descubrir y afinar los gustos, intereses y habilidades de cada individuo. Aquí el maestro está presente en la forma de un guía para llevarlos en la dirección correcta del pensamiento.
Estas prácticas están destinadas a alentar la retención del conocimiento de por vida y la aplicación práctica en la vida cotidiana.
Esta idea también se ejecuta en las líneas de Aprendizaje Experiencial que no desafía los métodos tradicionales sino que simplemente busca mejorarlos.

El aprendizaje experiencial es un término comparativamente nuevo que define dar libertad a los estudiantes para analizar y explorar la mejor opción de aprendizaje adecuada para ellos. El maestro proporciona un entorno de aprendizaje y las herramientas necesarias para lograr un determinado resultado. El propósito de esta práctica es asimilar lecciones a través de la experiencia en lugar de predicar teorías y volcar hechos.

El aprendizaje centrado en el estudiante requiere que los docentes cambiemos nuestra actitud, cedamos el protagonismo, preparemos las lecciones de forma creativa y estimulante. Pero, a la misma vez, exige del estudiante que se involucre mucho más en su propio proceso de aprendizaje. Le exige que asuma el papel protagónico de su propia formación en todos los sentidos.

Para tomar ese papel protagónico, el estudiante debe tener conciencia de que su formación depende de él y no de seguir instrucciones y cumplir con los requisitos. Esto requiere que tenga su propio método de estudio y que disponga de todas las mejores herramientas de aprendizaje.

El Norte de nuestro curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria es asistir al estudiante en esta toma de posesión sobre su proceso de aprendizaje. Las técnicas que aprendemos en este curso son esenciales para un estudio independiente y un manejo del tiempo adecuado a las necesidades en incremento de cada estudiante.

Con estas técnicas, cada estudiante puede tomar el control, y, sobretodo, prepararse para un mundo que lo que necesita es de personas autodirigidas hacia el éxito y no de peones esperando ser llevados, porque eso pertenece al pasado.

Comparte este artículo: