Navegar / buscar

Lee más rápido en español y en inglés

La Lectura Veloz es una herramienta esencial para el éxito académico y profesional.

La lectura “normal” –despacio, con muchas distracciones, con baja comprensión, regresando a releer continuamente, etc.– no es efectiva para cumplir con las altas exigencias que el estudio y el desempeño de una profesión exigen.  Mucho menos para desarrollar un hábito de lectura enriquecedor y satisfactorio.

En atención a las necesidades actuales, hemos desarrollado el primer Curso Bilingüe de Lectura Veloz.  En el mismo, se realizan ejercicios y pruebas tanto en inglés como en español.  Cada estudiante en nuestro curso puede comprobarse y practicar su lectura en ambos idiomas y ver cómo progresa al aprender la técnica de la Lectura Veloz.

En este curso, además, se aprende y practica un efectivo y comprobado Método de Estudio: una forma sistemática de organizar el proceso de estudio para lograr el óptimo resultado y el mejor aprovechamiento del tiempo. Como si esto fuera poco, entrenamos en las más avanzadas técnicas de Memoria.  Con estar técnicas, nuestros estudiantes se aseguran de no olvidar lo estudiado, para que su esfuerzo no se pierda.

Comenzamos cursos continuamente, más abajo están las fechas próximas.  Puedes encontrar todos los detalles en nuestra página o, si prefieres, llama ahora mismo al 787 347-4415.

Comparte este artículo:

Por qué y cómo optimizar la lectura

“Leer es una destreza. Mientras más se practica, mejor se hace. Mientras mejor se hace, menos esfuerzo se requiere. Mientras menos esfuerzo se requiere, más se puede y se quiere hacer. Desafortunadamente, esta espiral positiva también opera en sentido contrario. Para el lector más débil es un círculo vicioso. A esto se le suma luego el rechazo por parte del estudiante”. Keith J. Topping

A diferencia del lector “normal”, el lector avanzado usa varias estrategias para lograr su objetivo con la lectura. Todas estas estrategias parten de la premisa de que realizamos una lectura activa, no pasiva. Leemos con un propósito definido y estamos conscientes de que en cada lectura nosotros somos co-autores, que construimos nuestra propia comprensión de lo que leemos.

Algunas de estas estrategias las desglosamos a continuación:

Anticipación y retrospección

Entre otras cosas, los lectores avanzados se cuestionan constantemente lo que están leyendo. Dichas preguntas, tales como ¿por qué pasó eso?, ¿qué va a pasar en adelante?, ¿qué significado o importancia tiene este nuevo personaje?, ¿hacia dando me está llevando el autor con eso que acaba de decir?, van dando al lector avanzado una mayor comprensión y dominio del material que está leyendo.

Con la anticipación y la retrospección, vamos hacia el frente y volvemos hacia atrás en el texto, de manera que vamos construyendo nuestra comprensión de manera activa. Periódicamente, debemos detenernos a meditar, a hacernos y contestarnos esas preguntas. Así, en cada nueva pausa, comprobaremos si nuestras anticipaciones se realizaron o si fueron erróneas y haremos nuevas anticipaciones, hasta completar la lectura.

Preparar la lectura

El lector avanzado hace una prelectura, investiga acerca del libro, de su autor, trata de formarse una idea general para comenzar la lectura estando ya en contexto y poder comprender, por tanto, mejor. Siempre habrá una mejor comprensión cuando ya se está familiarizado con el libro que si se toma el mismo sin ese estudio previo.

Crear las condiciones óptimas para la lectura

El lector avanzado no lee cuando puede o cuando le sobra tiempo. Por el contrario, planifica, organiza, prepara tanto el mejor momento como el mejor lugar. Cada quien puede saber, de acuerdo a su persona y sus circunstancias, cuál es la parte del día donde es más productivo y se puede concentrar mejor. Igualmente, el lugar donde se lee debe estar libre de distracciones, ser cómodo y permitir una buena postura al lector.

Practicar, practicas y practicar

No existe manera de lograr el dominio de una destreza o habilidad, que no pase por la práctica continua, consciente y dirigida de la misma. Como dice la cita arriba, mientras más se practica la lectura, mejor se hace. Pero, igualmente y en sentido inverso, mientras menos se practica, peor será la misma. El lector avanzado, consciente de esto, practica la lectura, se mantiene leyendo de uno o varios temas siempre. De esa manera, el esfuerzo cada vez será menor.

Todas estas ideas forman parte del concepto de lectura óptima que presentamos en nuestro curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria. En el curso, junto con otros ejercicios y prácticas, nos dirigimos a cambiar nuestro propio enfoque como lectores. La meta es pasar de ser lectores comunes a ser lectores óptimos, lectores en pleno control de nuestro proceso de aprendizaje y mejoramiento personal a través de la lectura.

Comparte este artículo: