Descubre la magia

Aclaración: La Lectura Veloz no es cosa de magia. Es una técnica, una forma de leer superior, con la cual conseguimos leer más rápido y, a la vez, comprender mejor lo que leemos. Y dominarla tampoco es cosa de magia, requiere aprender la técnica y practicarla hasta dominarla.

Por eso nuestro curso tiene una duración de dos meses. A través de ese tiempo, irás conociendo qué es lo que tienes que hacer y lo irás practicando hasta dominarlo. Irás realizando pruebas de velocidad y comprensión para ver tu propio progreso.

Pero así hay algo de magia en todo esto. Y lo decimos así porque cada vez más estudiantes nos comparten cómo han creado un hábito de lectura regular, cómo han podido disfrutar de la lectura como nunca antes. Leer despacio y con baja comprensión no estimula a nadie a leer más. Leer rápido y comprendiendo mejor es la mejor manera de desarrollar el hábito y, gracias a ello, descubrir la magia de entretenimiento y aprendizaje que encierran los libros.

El curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria es una forma excelente para desarrollar esa capacidad. Tanto para los más jóvenes como para cualquier adulto, este curso enseña cómo procesar la información con rapidez y profundidad, y como asegurar que ese aprendizaje permanece a largo plazo.

Ofrecemos el curso en dos variantes que pueden adaptarse a cada persona. Más abajo ves los detalles del curso en grupo a distancia que ofreceremos a partir del 23 de enero y también del curso individual que ofrecemos con inicio continuo.

Este próximo sábado 23 de enero comenzamos un nuevo curso. Mira todos los detalles aquí, para que pronto puedas descubrir la magia.

Comparte este artículo:

Regala la clave del éxito esta Navidad

El mejor regalo que puedes hacer a un estudiante (o hacerte a ti mismo) esta Navidad es aquel que le asegure el éxito tanto ante los retos académicos como en la vida profesional. Y si, además, le abre la puerta al mundo de la lectura independiente, habrás hecho un regalo que transforma una vida hacia lo mejor.

El Curso Intensivo de Navidad de Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria incluye las más valiosas herramientas de aprendizaje:

  • La Lectura Veloz es imprescindible para lidiar con las enormes cantidades de material de lectura que tiene que manejar un estudiante en cualqueir carrera y, porteriormente, como profesional para mantenerse actualizado. Nuestro método mejora tanto la velocidad como la comprensión de la lectura, y esto se comprueba con cada estudiante a través de varios exámenes al inicio, durante y al final del curso.
  • Nuestro Método de Estudio es una forma sistemática de organizar el proceso de estudio y la información, de manera que se pueda hacer un uso óptimo del tiempo y de la capacidad propia. No hay nada como tener una forma comprobadamente efectiva de proceder al estudiar. Incluye la preparación previa, cómo analizar, resumir y organizar la información que se lee o se escucha, cómo aplicar las técnicas de memorización y cómo preparar y optimizar los repasos.
  • Las técnicas de Memoria de nuestro curso aseguran que lo estudiado se va a retener, eliminan para siempre la inefectiva «botella». Se reduce significativamente el tiempo dedicado a memorizar, pero con mucha mayor seguridad de que se va a poder recordar lo estudiado.

El Curso Intensivo se ofrecerá a distancia y comienza el 14 de diciembre, y se estará reuniendo los días 14, 15, 16, 21. 22. 23. 28, 29 y 30 de diciembre. El horario es de 2:00 a 5:00 p.m. (-4 UTC). Los espacios son limitados.

En pasados años hemos tenido excelentes experiencias con nuestros estudiantes del Curso Intensivo de Navidad, sobretodo cuando nos comunican el progreso durante el segundo semestre y el efecto en las notas de mayo. Para que este año tu estudiante tenga ese impulso que le hace falta, llámanos ahora mismo al 787 347-4415 y separa su espacio.

Encuentras todos los detalles en nuestra página y llamándonos el 787 347-4415 o escribiéndonos a nilvem@gmail.com. No lo dejes para después.

Comparte este artículo:

¿Es posible -realmente- leer mejor?

Si le haces la pregunta del título a la mayoría de las personas, seguramente, la contestación será negativa. Es posible que tu propia contestación también sea negativa. O, al menos, escéptica, dudosa.

Lo curioso es que quienes asumen esta actitud de negación o duda de la posibilidad de mejoramiento de la lectura, casi siempre admiten estar descontentos con su forma de leer y los resultados que obtienen. ¿Por qué, entonces, esa actitud resignada y fatalista?

Leer es un proceso aprendido, usualmente, a temprana edad. Cuando ya el niño lee bastante de corrido, en el tercer grado de escuela elemental, se considera la lectura como dominada. De ahí en adelante, se le asignan lecturas en forma progresiva, pero la destreza, la forma de leer, ya no se toca.

De manera que la destreza más importante en el aprendizaje, no sólo el académico, sino durante toda la vida, se considera dominada a los ocho años de edad. Aquí encontramos la raíz de la ineficacia de la lectura y, también, de la pobre actitud hacia la misma que tiene la mayoría de la gente.

¿No te sientes, al menos en parte, identificado con esta situación?

Veamos lo que pasaría si se asumiera una actitud pedagógica parecida en otro escenario. Digamos que tenemos un niño que muestra aptitud y talento hacia un deporte. Supongamos que, entre los cinco y los ocho años de edad, le enseñamos todo lo que se puede a esa edad sobre la práctica de dicho deporte. Asumamos que el niño es, a sus ocho años, el mejor en su disciplina.

Ahora dividamos el ejemplo en dos posibles desarrollos. En el primero, no le enseñamos nada nuevo ni lo entrenamos más, pero el niño sigue practicando el deporte con sus amigos todos los días. En el segundo, seguimos dándole al niño enseñanzas y entrenamientos continuamente y, además, el niño juega el deporte bajo supervisión todos los días.

¿Qué podríamos esperar del niño a los 16 años en cada una de las dos situaciones? ¿En cuál de los dos posibles desarrollos podríamos suponer que el niño se va a convertir en un gran prospecto?

Claramente, el niño que no siguió recibiendo instrucción y entrenamiento, aunque tuviera un gran talento natural, no va a destacar significativamente sobre los demás. En cambio, el niño que recibió instrucción, entrenamiento y refuerzo durante todo ese tiempo, seguramente seguirá siendo el mejor y tendrá un gran futuro.

Ahora piensa, ¿a cuál de los dos ejemplos se parece más tu proceso de aprendizaje de la lectura? ¿Al del niño que le siguieron mejorando la técnica o al que solamente lo dejaron practicar sin entrenamiento?

Lamentablemente, la enseñanza de la lectura abandona el entrenamiento en la destreza muy temprano y la misma nunca llega a dominarse plenamente. Las consecuencias son la baja velocidad y comprensión y, sobretodo, una pobre actitud y hábito de lectura.

Afortunadamente, esta situación puede corregirse y nunca es demasiado tarde, si ponemos empeño y aprendemos los métodos adecuados para el mejoramiento de la lectura.

Estamos comenzando cursos continuamente. Puedes ver los cursos disponibles aquí.

Comparte este artículo: