Navegar / buscar

EL SECRETO DE LOS TRIUNFADORES

Toma el curso que te da las herramientas del Aprendizaje Acelerado:
CURSO DE LECTURA VELOZ, MÉTODO DE ESTUDIO Y MEMORIA

¡Entrena tu mente para triunfar!

  • Información

    A través de nuestros cursos, podrás dominar las más avanzadas técnicas del Aprendizaje Acelerado. Conoce cómo la Lectura Veloz, nuestro Método de Estudio y las técnicas de Memoria pueden elevar al máximo tu capacidad. Leer más

  • Testimonios

    Conoce lo que tienen que decir muchos de nuestros estudiantes acerca de cómo nuestros cursos le han ayudado a conseguir sus metas. Leer más

  • Preguntas

    Tenemos la contestación a las preguntas más frecuentes acerca de nosotros y nuestros cursos. Por supuesto, si tienes una pregunta adicional, utiliza la forma de contacto. Leer más

Los tres errores más comunes en la lectura

Por José R. Fortuño Candelas

Las grandes dificultades que todas las personas tienen con la lectura provienen de la forma en que esta destreza fundamental se enseña. Cabe apuntar que la lectura se enseña hoy día en forma casi idéntica a la que se enseñaba 100 años atrás. Pocas cosas se siguen enseñando igual después de tanto tiempo, pero así pasa con la destreza más importante en todo nuestro aprendizaje.

Además de enseñarse en una forma anticuada y poco estimulante, la destreza se considera dominada cuando el niño puede leer en voz baja, usualmente alrededor del segundo a tercer grados. De ahí en adelante, se le dará material de lectura cada vez más complicado, pero se espera que solo, sin ayuda ni entrenamiento ulterior, el estudiante mejore. El resultado es que no mejora y que, mucho menos, desarrolla el gusto y el hábito por la lectura independiente.

Si una destreza se enseña en forma limitada y no se sigue puliendo, lo que ocurre es que se acumulan errores. Con el tiempo, el niño, ahora adolescente y luego adulto, ve la lectura como algo tedioso, poco productivo y muy aburrido. La rechaza y solo lee lo que le obligan, cuando no puede zafarse con alguna artimaña.

Los tres errores más comunes y frecuentes en la lectura son causa de gran parte de esa baja comprensión lectora y de la actitud negativa de la mayoría de las personas. Veamos esos errores en detalle.

  • Leer cada palabra de izquierda a derecha, diciéndola “en la mente”. Este error, que llamamos subvocalización, hace que leamos tan lento como si estuviéramos leyendo en voz alta. Al leer con tanta lentitud, es casi imposible mantener la concentración en el hilo de la lectura. Nuestra mente, al verse alimentada de forma tan lenta, busca y encuentra otros pensamientos.
    Siempre nos dijeron “lee detenidamente”, “léelo despacio, para que lo entiendas bien”, y, sin embargo, cuando hacemos eso, no logramos concentrarnos, pensamos en muchas otras cosas y, al final, no podemos recordar lo leído.
    Para dominar la lectura, tanto en velocidad como en comprensión, es esencial desechar esa forma de leer. La Lectura Veloz es un entrenamiento dirigido a sustituir esa forma fragmentada y lenta por una forma de leer ágil, con un alto nivel de concentración y plena comprensión.
  • Leer y releer. Cuando una persona está leyendo y se distrae, regresa a leer de nuevo lo que acaba de leer. Así, la lectura se convierte en un va y viene, todo se lee dos o tres veces, en forma fragmentada. La comprensión es poca y el tiempo de lectura parece interminable.
    La regresión en la lectura está asociada a la forma ineficiente de la lectura “normal”. Para eliminar este error hay que practicar diversos ejercicios que nos van acondicionando a no hacerlo. Un buen curso de Lectura Veloz ha de tener suficientes de estos ejercicios y el tiempo razonable para que cada estudiante practique y domine la técnica.
  • No preparar la lectura. Por el mismo hecho de que la lectura se ve como algo tedioso, que toma mucho tiempo y produce poca satisfacción, el lector “normal” o lento trata de acometerla de la manera más rápida posible. Por ello, descuida la preparación para la lectura o ni siquiera se la plantea.
    Para tener plena comprensión de lo que se lee, es esencial prepararse para cada lectura. Un adecuado proceso de prelectura, como se enseña en un buen curso de Lectura Veloz, pone al lector en el dominio del contexto de lo que va a leer y lo hace familiarizarse con el material antes de empezar a leerlo. Este procedimiento es esencial para optimizar la comprensión.

¿Quisieras corregir y eliminar estos y otros errores cuando lees? ¿Desearías poder leer y concentrarte plenamente? ¿Te gustaría cultivar el hábito de la lectura y disfrutarle de verdad?

Te invito a que tomes nuestro curso de Lectura Veloz. En el mismo se trabaja intensamente para corregir esos errores y sustituir esa lectura lenta y poco comprensiva en una ágil, rápida, eficiente y con máxima comprensión.

Lee más rápido en español y en inglés

La Lectura Veloz es una herramienta esencial para el éxito académico y profesional.

La lectura “normal” –despacio, con muchas distracciones, con baja comprensión, regresando a releer continuamente, etc.– no es efectiva para cumplir con las altas exigencias que el estudio y el desempeño de una profesión exigen.  Mucho menos para desarrollar un hábito de lectura enriquecedor y satisfactorio.

En atención a las necesidades actuales, hemos desarrollado el primer Curso Bilingüe de Lectura Veloz.  En el mismo, se realizan ejercicios y pruebas tanto en inglés como en español.  Cada estudiante en nuestro curso puede comprobarse y practicar su lectura en ambos idiomas y ver cómo progresa al aprender la técnica de la Lectura Veloz.

En este curso, además, se aprende y practica un efectivo y comprobado Método de Estudio: una forma sistemática de organizar el proceso de estudio para lograr el óptimo resultado y el mejor aprovechamiento del tiempo. Como si esto fuera poco, entrenamos en las más avanzadas técnicas de Memoria.  Con estar técnicas, nuestros estudiantes se aseguran de no olvidar lo estudiado, para que su esfuerzo no se pierda.

Comenzamos cursos continuamente, más abajo están las fechas próximas.  Puedes encontrar todos los detalles en nuestra página o, si prefieres, llama ahora mismo al 787 347-4415.

6 Ideas para desarrollar el hábito de la lectura

Por José Ramón Fortuño Candelas

Todos podemos desarrollar el hábito de la lectura, entérate cómo.
Todos podemos desarrollar el hábito de la lectura, entérate cómo.

Aunque todas las personas reconocen la importancia de leer para mantenerse informado y enriquecer su mente y su vida, son pocas las que, en realidad, leen en forma regular. Para demasiadas personas, la lectura es algo lejano, difícil y frustrante.  A continuación compartimos algunas ideas que pueden ayudar a desarrollar el hábito de la lectura.

Antes, sin embargo, es bueno considerar que siempre tenemos hábitos, aunque no los identifiquemos.  Por ejemplo, no leer es un hábito.  No es una mera ausencia de hábito, sino que es un hábito en sí mismo. Y muy fuerte y perjudicial, por cierto. Una de las razones por las cuales adquirir el hábito de la lectura es tan difícil es porque ello requiere abandonar el hábito de no leer. Por tanto, aunque no es imposible, no puede ser fácil. Nunca es fácil dejar un hábito y sustituirlo por otro.

Las siguientes ideas son sugerencias que pueden ayudarte a adquirir el hábito de la lectura:

  1. Visualízate como lector– La visualización positiva es una herramienta muy poderosa.  Piensa en ti como un lector.  Imagina que ya lo eres y mírate disfrutando de la lectura, tanto del acto placentero de leer como de los beneficios que se derivan de la misma. Imagínate, por ejemplo, compartiendo los conocimientos adquiridos y usándolos en tu trabajo o vida personal.  Imagínate a ti mismo satisfecho por haber completado las lecturas que hace años has querido hacer y has procrastinado.
  2. Lee por placer– La mejor manera de establecer un hábito es recurrir al “principio del placer”.  Si hacemos algo que nos resulta placentero, lo querremos seguir haciendo, hasta que nos acostumbremos y nos haga falta. Aplicado a la lectura, la mejor forma de desarrollar ese hábito es leyendo lo que te guste, lo que te entretenga, lo que te interese. No es fácil desarrollar el gusto y hábito de la lectura ni con las lecturas académicas obligadas ni tratando de leer los clásicos primero.
    Por el contrario, debes identificar qué te interesa, qué tipo de historias te hace sentir bien conocer, qué te atrae, de qué temas quisieras saber más y entonces buscar esos libros.  Es el mejor comienzo.
  3. Escoge el tiempo y el lugar– Escoge un lugar donde te sientas bien leyendo, en tu casa, una biblioteca u otro sitio.  Debe ser un lugar donde te sientas cómodo y relajado, donde no tengas interrupciones y te puedas dejar ir por tu lectura.
    Igualmente, designa un periodo de tiempo diario para la lectura.  Si no tienes mucho tiempo, 10 minutos son buenos para comenzar. Lo importante es que seas consistente.  Pronto te verás encontrando otros periodos de tiempo adicionales para devorar tu libro.
  4. Cuenta tus ganancias frecuentemente– Según adelantes tu lectura, sigue visualizando tu vida como lector.  Piensa que, no importa lo que leas, la exposición a nuevas palabras, ideas, imágenes, situaciones, temas, etc. va haciendo de ti alguien que sabe más, que entiende mejor. En fin, va haciendo de ti una persona mejor.
  5. Crea tu propio equipo– No hay nada mejor para estimularnos que compartir con otras personas.  Identifica entre tus amistades aquellas que tengan intereses comunes en la lectura, con quienes puedas conversar e intercambiar libros. Trata de aumentar tus relaciones sociales en esta dirección.
  6. Identifica y trabaja con tus debilidades– Es difícil adquirir un hábito, si las destrezas que se requieren para el mismo son deficientes.  Si sientes que tu lectura es muy lenta y que tu comprensión es floja, trata de mejorar las mismas con un curso efectivo de Lectura Veloz. Leer más en menos tiempo y comprender mejor harán que desees leer más.

Tú puedes dejar a un lado la frustración de no ser un lector, de dejar los libros recién empezados y no terminarlos nunca, de no comprar libros porque sabes que ni los vas a leer.  Si te lo propones y sigues estas ideas y sugerencias, puedes desarrollar el hábito de la lectura, no importa tu edad. Te invito a que lo intentes ya.