Navegar / buscar

EL SECRETO DE LOS TRIUNFADORES

Toma el curso que te da las herramientas del Aprendizaje Acelerado:
CURSO DE LECTURA VELOZ, MÉTODO DE ESTUDIO Y MEMORIA

¡Entrena tu mente para triunfar!

  • Información

    A través de nuestros cursos, podrás dominar las más avanzadas técnicas del Aprendizaje Acelerado. Conoce cómo la Lectura Veloz, nuestro Método de Estudio y las técnicas de Memoria pueden elevar al máximo tu capacidad. Leer más

  • Testimonios

    Conoce lo que tienen que decir muchos de nuestros estudiantes acerca de cómo nuestros cursos le han ayudado a conseguir sus metas. Leer más

  • Preguntas

    Tenemos la contestación a las preguntas más frecuentes acerca de nosotros y nuestros cursos. Por supuesto, si tienes una pregunta adicional, utiliza la forma de contacto. Leer más

6 Ideas para desarrollar el hábito de la lectura

Por José Ramón Fortuño Candelas

Aunque todas las personas reconocen la importancia de leer para mantenerse informado y enriquecer su mente y su vida, son pocas las que, en realidad, leen en forma regular. Para demasiadas personas, la lectura es algo lejano, difícil y frustrante.  A continuación compartimos algunas ideas que pueden ayudar a desarrollar el hábito de la lectura.

Antes, sin embargo, es bueno considerar que siempre tenemos hábitos, aunque no los identifiquemos.  Por ejemplo, no leer es un hábito.  No es una mera ausencia de hábito, sino que es un hábito en sí mismo. Y muy fuerte y perjudicial, por cierto. Una de las razones por las cuales adquirir el hábito de la lectura es tan difícil es porque ello requiere abandonar el hábito de no leer. Por tanto, aunque no es imposible, no puede ser fácil. Nunca es fácil dejar un hábito y sustituirlo por otro.

Las siguientes ideas son sugerencias que pueden ayudarte a adquirir el hábito de la lectura:

  1. Visualízate como lector– La visualización positiva es una herramienta muy poderosa.  Piensa en ti como un lector.  Imagina que ya lo eres y mírate disfrutando de la lectura, tanto del acto placentero de leer como de los beneficios que se derivan de la misma. Imagínate, por ejemplo, compartiendo los conocimientos adquiridos y usándolos en tu trabajo o vida personal.  Imagínate a ti mismo satisfecho por haber completado las lecturas que hace años has querido hacer y has procrastinado.
  2. Lee por placer– La mejor manera de establecer un hábito es recurrir al “principio del placer”.  Si hacemos algo que nos resulta placentero, lo querremos seguir haciendo, hasta que nos acostumbremos y nos haga falta. Aplicado a la lectura, la mejor forma de desarrollar ese hábito es leyendo lo que te guste, lo que te entretenga, lo que te interese. No es fácil desarrollar el gusto y hábito de la lectura ni con las lecturas académicas obligadas ni tratando de leer los clásicos primero.
    Por el contrario, debes identificar qué te interesa, qué tipo de historias te hace sentir bien conocer, qué te atrae, de qué temas quisieras saber más y entonces buscar esos libros.  Es el mejor comienzo.
  3. Escoge el tiempo y el lugar– Escoge un lugar donde te sientas bien leyendo, en tu casa, una biblioteca u otro sitio.  Debe ser un lugar donde te sientas cómodo y relajado, donde no tengas interrupciones y te puedas dejar ir por tu lectura.
    Igualmente, designa un periodo de tiempo diario para la lectura.  Si no tienes mucho tiempo, 10 minutos son buenos para comenzar. Lo importante es que seas consistente.  Pronto te verás encontrando otros periodos de tiempo adicionales para devorar tu libro.
  4. Cuenta tus ganancias frecuentemente– Según adelantes tu lectura, sigue visualizando tu vida como lector.  Piensa que, no importa lo que leas, la exposición a nuevas palabras, ideas, imágenes, situaciones, temas, etc. va haciendo de ti alguien que sabe más, que entiende mejor. En fin, va haciendo de ti una persona mejor.
  5. Crea tu propio equipo– No hay nada mejor para estimularnos que compartir con otras personas.  Identifica entre tus amistades aquellas que tengan intereses comunes en la lectura, con quienes puedas conversar e intercambiar libros. Trata de aumentar tus relaciones sociales en esta dirección.
  6. Identifica y trabaja con tus debilidades– Es difícil adquirir un hábito, si las destrezas que se requieren para el mismo son deficientes.  Si sientes que tu lectura es muy lenta y que tu comprensión es floja, trata de mejorar las mismas con un curso efectivo de Lectura Veloz. Leer más en menos tiempo y comprender mejor harán que desees leer más.

Tú puedes dejar a un lado la frustración de no ser un lector, de dejar los libros recién empezados y no terminarlos nunca, de no comprar libros porque sabes que ni los vas a leer.  Si te lo propones y sigues estas ideas y sugerencias, puedes desarrollar el hábito de la lectura, no importa tu edad. Te invito a que lo intentes ya.

Ya viene el Verano Intensivo de Lectura Veloz, ¡separa a tiempo!

Se acerca el verano y vamos a estar ofreciendo el Curso Intensivo de Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria en grupos para niños y para adolescentes y adultos. Separa con tiempo, pues los espacios son limitados pero tenemos varias sesiones a partir del 30 de mayo.

Itinerario completo Verano Intensivo Lectura Veloz
El curso es ideal si te encuentras (o uno de tus hijos) con una de las siguientes situaciones:

  • Un estudiante que no está rindiendo al máximo, lo que hace peligrar sus futuras posibilidades.
  • Un estudiante que no logra manejar el tiempo adecuadamente, por lo que tiene que escoger entre estar al día en sus estudios o tener alguna diversión, pero no ambas.
  • Un estudiante con gran potencial, pero que no cuenta con los hábitos de estudio y las herramientas más eficientes,
  • Un estudiante que ha perdido el interés en el estudio por la poca eficiencia de sus métodos y las muchas exigencias que le presentan,
  • Un estudiante que está rindiendo bien, pero que quisiera contar con más tiempo y organizarse mejor,

Si cualquiera de estas situaciones te es familiar, nuestro curso puede ser la mejor alternativa para hacer un cambio real y lograr asegurar el éxito en los estudios.

En el Curso Intensivo se trabaja con tres áreas:

  • Lectura Veloz- Se aprende, practica y domina la técnica que permite a un estudiante leer en mucho menos tiempo pero con mejor comprensión.
  • Método de Estudio- Se aprende un sistema comprobado para analizar, resumir y organizar la información en todas las materias de estudio; es como tener un mapa a la hora de estudiar.
  • Memoria- Se aprende cómo funciona nuestra memoria, qué hace que recordemos y qué hace que olvidemos y cómo controlar esto a través de varias técnicas.

El Curso Intensivo, ofrecido solamente durante el verano, es una oportunidad única en un tiempo óptimo para pulir las destrezas de estudio y llevarlas al punto de su máxima expresión.

La causa principal del fracaso escolar o universitario, o de que un estudiante baje sus espectativas y frustre sus ambiciones, es el no tener hábitos y métodos de estudio adecuados. Este peligro está ahí por las siguientes razones:

  • La lectura lenta, con baja comprensión, siempre desemboca en un rechazo a la lectura en general. Pero si la lectura comprende el 80% de nuestra adquisición de nueva información y aprendizaje, entonces su rechazo o realización de malagana lleva al estudiante directamente el fracaso.
  • La carencia de un método de estudio adecuado solamente causa confusión constante y pérdida de esfuerzos. El estudiante da palos a ciegas, en forma desordenada, y con el tiempo llega a convencerse de que “no puede”.
  • El aprendizaje por “botella”, memorizando a la fuerza, para pasar el examen y no para aprender verderamente, produce un total desencanto del estudiante con su futuro académico. Como consecuencia, buscará salir del paso como pueda y no considerará ni siquiera alternativas retantes de estudio y desarrollo profesional.

En NILVEM llevamos cuarenta y cuatro años, (sí, ya son 44), sacando brillo a cada estudiante, encontrando y poniendo en un escaparate la joya que está escondida en cada niño o joven puertorriqueño. Nuestro curso de Verano Intensivo será una gran oportunidad que no debes desperdiciar.

Para ver el itinerario, vé al siguiente enlace:

Itinerario completo Verano Intensivo Lectura Veloz

Estamos separando espacio ya, pues los espacios son limitados. Comenzamos el 30 de mayo en sesiones de dos semanas de duración, y comenzamos nuevos grupos tanto en junio como en julio. En estos momentos puedes escoger la fecha que más te convenga.

No lo dejes para después… separa tu espacio ya.

5 errores que cometemos al estudiar

Para mejorar nuestro aprendizaje, es preciso tener un Método de Estudio eficaz.  Dicho método, para ser eficaz, tiene que estar basado en la forma en que realmente aprendemos.  Además, dicho método debe adaptarse a las particulares circunstancias de cada estudiante y de las materias que estudia.

En nuestro curso Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria, presentamos un método completo que sirve de base para que el estudiante desarrolle su forma propia y efectiva de estudiar.

En este artículo, nos referimos a los errores más comunes que cometen los estudiantes al estudiar.  Evitar estos errores puede mejorar significativamente el desempeño de un estudiante.

Dejar todo para el último día

La mayoría de las personas piensa que mientras más cerca del examen estudien, mejor lo recordarán.  Así, acumulan todo el material para el día antes y se amanecen estudiando.  Aunque es posible que pasen satisfactoriamente el examen, esta es una pésima estrategia de estudio por varias razones.

El aprendizaje es más efectivo si se da durante un espacio mayor de tiempo y se refuerza periódicamente con repasos.

El aprendizaje es más efectivo si se distribuye la cantidad de material y el tiempo en que se realiza, que si se acumula una gran cantidad en un corto periodo de tiempo.

El cansancio físico y mental no contribuyen en nada al aprendizaje.

No es cierto que bajo estrés trabajamos mejor.  Bajo estrés lo que hacemos es bajar los estándares y entregar o completar el trabajo en forma inferior a lo que haríamos si dedicamos un tiempo mayor, lo hacemos hecho a tiempo y nos permitimos un periodo de reflexión y revisión.

Estudiar para el examen

El problema anterior –dejarlo todo para el último día– está atado a este problema aún mayor: estudiar “para el examen” o “para la nota”.

Lamentablemente, nuestro sistema educativo, en todos los niveles, estimula este concepto: que se estudia para pasar de grado, para cumplir con los requisitos.  Desde niños, se forma en nuestra mente la idea de que estudiar es un requisito en la vida, gústenos o no.  Vamos a la escuela y luego a la universidad de la misma manera que lo hacíamos cuando pequeños, porque es “lo que hay que hacer”.

Como consecuencia lógica, se concibe el estudio como el completar requisitos.

Hay otra forma de verlo.  Estudiar para aprender, para ser más y mejor, para tener más opciones en la vida.

Quien estudia viéndolo de esa manera, completa los requisitos y está preparado para el examen en cualquier momento.  Estudia todos los días y no cuando le anuncian un examen.  Se pone metas propias y no depende de lo que le manden y ordenen.

Por supuesto, para poder estudiar de esta forma, hay que tener un método de estudio propio y eficaz.

Tratar de memorizar todo: la botella

La botella es un método poco efectivo porque pone el énfasis en memorizar todo lo que se pueda y no en entender el conjunto y memorizar aquellos elementos fundamentales para poder recordar ese conjunto.

Nuestra memoria es selectiva.  No podemos –ni debemos pretender– recordarlo “todo”.  Una buena memoria no es la que lo recuerda todo sino la que escoge correctamente lo que tiene que recordar y aplica, para eso, formas efectivas de memorización.

No controlar las distracciones

Uno de los problemas más grandes en la actualidad es el de la gran cantidad de distracciones que tenemos.  Tanto por nuestro estilo de vida como por la facilidad de acceso –todo el mundo anda con un aparatito diseñado especialmente para distraernos–, es difícil controlar la distracción y concentrarnos en una tarea de estudio.

Muchos estudiantes piensan que les resulta estudiar mientras, a la vez, atienden mensajes, juegos, conversaciones, etc.  La realidad es que se les va el tiempo y aprovechan poco.

Hay que controlar nuestro tiempo y espacio de estudio y lectura, de manera que tengamos el mayor provecho.  La mejor manera  es designar un periodo diario y escoger y preparar un lugar óptimo.

No aprovechar las clases

La más elemental forma de estudio es la asistencia a clases.  Pero la asistencia per se no produce ningún aprendizaje.  Si se está en la clase distraído, atendiendo mensajes en el móvil o mirando otras cosas en la computadora, es poco lo que se podrá retener de la clase.

En esto es necesario que el estudiante asista a la clase consciente de su propósito en la misma, que se prepare para la misma haciendo las lecturas correspondientes, que elimine todas las distracciones, que tome notas y que, posterior a la clase, organice esas notas y las repase para afirmar lo aprendido y aclarar dudas.

– – – – – – – – – – – – – –

Como estudiantes, podemos mejorar significativamente nuestro desempeño si nos proponemos corregir estos errores.  El resultado será un aprendizaje más completo y un manejo del tiempo más eficiente.

Si, además, nos preparamos con las técnicas de estudio más efectivas, nuestro éxito estará asegurado.  La Lectura Veloz, por ejemplo, reduce el tiempo a la vez que mejora significativamente la comprensión de lo leído. Un Método de Estudio adecuado, unido a efectivas técnicas de Memorización, garantizan la retención de lo estudiado.

Al igual que en cualquier otra cosa, el estudio será más productivo si se realiza con las herramientas adecuadas. Para tomar el curso ya, visita nuestra página o llámanos al 787 347-4415.