Navegar / buscar

Mitos y verdades de la Lectura Veloz

Es seguro que tienes muchas dudas acerca de la Lectura Veloz. Te habrás preguntado si realmente funciona, si será un engaño, si se podrá leer más rápido pero se perderá la comprensión. En este artículo vamos a aclarar todos esos puntos, uno por uno.

Orígenes de las dudas

Encontramos tres causas para las dudas acerca de la Lectura Veloz:

  • El sistema educativo considera dominada la destreza de la lectura en el momento en que aprendimos a leer en voz baja. Esto ocurre alrededor del segundo o tercer grado de escuela elemental. De ahí en adelante, es poco o nada lo que se trabaja para que esa lectura sea más eficiente. Nos convencemos, por tanto, de que ya leemos lo mejor que lo podemos hacer y no podemos hacer nada para mejorarlo.
  • Es fácil comprender que un sistema educativo que enseña mal la destreza más importante para el aprendizaje, va a elaborar sus propias defensas, por lo que no es de extrañar que la versión oficial de la academia sea contraria al posible mejoramiento de la lectura a través de las técnicas de Lectura Veloz.
  • Las promesas comerciales de ciertos promotores de sistemas dudosos de aceleración de la lectura, que prometen milagros en poco tiempo y sin esfuerzo. Dondequiera hay personas inescrupulosas que hacen promesas falsas y venden mercancía de menor calidad con tal de hacer grandes ganancias aunque no cumplan lo ofrecido.

Este artículo te va a ayudar a separar el grano de la paja. Veamos los mitos uno por uno.

Mito #1“No funciona.”

Verdad – Puede ser cierto y puede ser falso. Es cierto que no funciona si se toma alguno de los muchos “atrechos” que se anuncian en televisión, Internet y otros lugares, donde se pretende que en un día o dos, sin práctica ni exámenes, se va a lograr un “milagro”. También sería cierto con un curso como el nuestro, si el estudiante cree que va a lograr resultados sin poner de su parte, sin comprometerse consigo mismo en cambiar la forma antigua de lectura por la nueva. La Lectura Veloz es una forma más eficiente de leer que, para que sustituya la forma anticuada y lenta, tiene que ser trabajada como un proceso de reaprendizaje, donde el esfuerzo, la práctica y la comprobación continua de los avances son parte tan importante como la técnica en sí.

Mito #2 “De lo que se trata es de mover los ojos rápido.”

Verdad – La Lectura Veloz es mucho más que mover los ojos rápido. De hecho, si se pasa la vista rápido por las páginas, solamente “viendo” pero no interpretando, entonces no se está leyendo realmente. Por eso muchos de los sistemas “milagrosos” fracasan, pues confunden el proceso de la lectura y no producen una comprensión ni retención de lo leído. Debes ser muy cuidadoso con ciertos “softwares” que se anuncian mucho, así como con cualquier método que no ofrezca comprobación inmediata de la comprensión de lo leído. El hecho es que podemos leer a una velocidad muy superior a la que aprendimos originalmente, sobre todo si eliminamos factores como la subvocalización (ir diciendo bajito, para nosotros, lo que estamos leyendo), la lectura silábica y la regresión (ir leyendo y releyendo continuamente).

Mito #3 “Al leer rápido se pierde comprensión.”

Verdad – Esto es falso, pues, como cuestión de hecho, es la lectura lenta y fraccionada la principal causa de distracción, pérdida de concentración y baja comprensión lectora. La Lectura Veloz no enseña a hacerlo rápido sin entender, porque eso no puede llamarse siquiera lectura. La Lectura Veloz es un proceso de hacer más eficiente la lectura, por eso tiene como consecuencia siempre -y esto lo hemos comprobado día a día por muchos años- hay un aumento en la comprensión a la par con la velocidad.

La clave de la velocidad en Lectura Veloz no está, como muchos piensan, en ir rápido, si no en captar palabras enteras y frases en el tiempo que ahora captas sólo sílabas lo que permite una mayor concentración y, por ende, una mejor comprensión. Por otro lado, nuestro curso no trabaja únicamente con las técnicas de aceleración lectora, pues unido a eso ofrecemos un entrenamiento en un avanzado Método de Estudio para mejorar sistemáticamente la comprensión y enseñamos también cómo usar la Memoria eficazmente para asegurar la retención.

Mito # 4“De lo que se trata es de “leer por encima” (“skimming”), escanear el texto y leer solamente las palabras importantes.”

Verdad – Eso es falso, aunque no podemos negar que hay quienes enseñan eso. Leer “por encima”, conocido en inglés com “skimming”, o escanear el texto leyendo algunas oraciones o subtítulos son técnicas de utilidad en el proceso de la Prelectura, pero no substituyen la lectura ni constituyen la Lectura Veloz. A través de esas técnicas se puede lograr cierta familiaridad con el texto y se puede tener una idea general del contenido, pero para lograr comprensión hay que leer todo el texto.

La lectura salteada de palabras “gatillo’, un método muy favorecido por proponentes de sistemas de muy dudosa calidad, como el “photoreading’, simplemente no sirve para nada. Inténtalo en el siguiente texto:

—-lectura—————————-comprensión——————————————-texto——- ————construirse—-significado—————————————-oración.

Que sería lo que usted hubiera captado si hubiera estado leyendo solamente la palabras “gatillo”. El texto, sin embargo, dice lo siguiente:

La lectura, para lograr verdadera comprensión, requiere fijarse y conectar todo el texto, pues no puede construirse el significado sin todos los componentes de la oración.

La Lectura Veloz es la lectura más eficiente de TODO el texto, para lograr una mayor comprensión y plena retención.

Mito #5“Los resultados que se consiguen no perduran.”

Verdad – Esto puede ser verdad si se refiere a una de esas soluciones rapiditas que se venden por ahí, como “software” (hay uno que se vende en menos de $15.00), o como seminarios de uno o dos días. Un curso como el nuestro, que dura 10 semanas, provee de tiempo suficiente para aprender y dominar las técnicas, para practicarlas tanto con el material del curso como con las lecturas propias, y, además, comprobar los resultados a través de varios exámenes de velocidad y comprensión de la lectura.

Mito #6“Hay que leer cada palabra de izquierda a derecha para entenderlas bien.”

Verdad – Falso. Si eso fuera cierto, no podrías entender los siguientes párrafos:

Csai nncua pseanoms en tdoa la caacpiadd que tenie neusrto creerbo.

Por eejmlpo, el hcheo de que peuads etnenedr etse txteo que eátss lyedeno, dnode se ha cmaabido el odern de las laerts dertno de cdaa parabla, es eevidcnia de que tu crbereo pduee cpaatr el snetdio sin tneer que ir ltera por ltrea ni sablía por slaíba.

Oevsrba, aeámds, que meinrtas más rpidáo lees etse ttexo, meojr etineneds lo que dcie. Tú pedeus leer de una frmoa muhco más ecfiietne -mcuho más rpádio y con meojr cmopenrsóin- si arpneeds a leer con el mtoédo de la Lcetrua Vloez.

 Tenemos la capacidad de descifrar el significado mirando el conjunto y la lectura silábica lo que produce es distracción y baja comprensión.

 Mito #7“Lee despacio, detenidamente, para que entiendas bien.”

Verdad – ¿Recuerdas lo que decía la maestra de cuarto grado? Pues, afortunadamente, no tenía razón y todavía estás a tiempo de corregirla. La lectura lenta lo que produce en distracción, la pérdida continua del hilo conductor y el tener que estar releyendo continuamente. Solo quien lee en forma global, por unidades de sentido, a una velocidad saludable, puede lograr completa concentración y, por ende, máxima comprensión.

 Mito #8“Si leo rápido no voy a disfrutar la lectura.”

Verdad – Falso también. En primer lugar, la mayoría de los lectores lentos no disfrutan la lectura porque, simplemente, no leen. La lectura les resulta tan tediosa y poco productiva, que la dejan a un lado. Quisieran leer, pero no lo hacen y eso, claramente, no tiene nada que ver con disfrutar la lectura. Esto es particularmente crítico con los más jóvenes, acostumbrados a que todo es rápido, menos la lectura, la cual terminan odiando.

Para disfrutar la lectura no hay nada como saber cuándo se empieza y cuando se va a terminar, porque terminarla no va a ser un problema. Comenzar un libro y terminarlo en un tiempo razonable para poder comenzar otro es el verdadero disfrute de la lectura, y eso solo se consigue con un método de lectura eficiente y rápido.

Ahora que has visto la falsedad de estos ocho mitos, ¿qué vas a hacer para manejar la enorme cantidad de lecturas que tienes que hacer para mantenerte al día? ¿Vas a seguir lamentándote de que no tienes tiempo para leer todo lo que quisieras leer?

Haz la mejor inversión de tu tiempo y dinero: comienza hoy mismo el curso de Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria.

 

Comparte este artículo: