Navegar / buscar

¡No tengo memoria, se me olvida todo!

¡LO TENGO en la punta de la lengua! ¡Hace un momento tenía esa palabra… ya mismo me acuerdo! ¡Recuerdo su cara, pero no puedo recordar su nombre! ¡Antes me acordaba de todo y ahora se me olvidan las cosas! ¡Por supuesto que le doy importancia a lo que me dices, es que no sé qué me está pasando, todo se me olvida!

¿Has escuchado o dicho algo parecido?

Para muchos de nosotros, uno de los mayores motivos de frustración personal es el hecho de que se nos olviden asuntos y detalles importantes, tales como los nombres de las personas que nos presentan, fechas y datos significativos y cosas que teníamos que hacer. Cómo identificamos la pérdida de la memoria con el envejecimiento, para todos cada episodio de olvido representa una gran decepción con nosotros mismos y la inevitable pregunta ¿por qué me está pasando esto?

La mala memoria, esa queja generalizada, no tiene por qué atormentarnos toda la vida. Es posible mejorar nuestra memoria si, primero, entendemos mejor cómo funciona y luego hacemos algunos cambios en la forma en que tratamos de memorizar las cosas. Leer más

Comparte este artículo:

En el Nuevo Año: ¡Entrena tu mente!

El Nuevo Año siempre es una buena oportunidad para evaluarnos y proponernos nuevas metas de desarrollo personal.

La broma acostumbrada con respecto a cómo abandonamos muy pronto las resoluciones de Año Nuevo no debe ser razón para no esforzarnos por tomar decisiones para el año.  Una buena regla para el éxito puede ser plantearnos resoluciones basadas en lo que realmente queremos, más que en lo que “todo el mundo quiere”.

Todo el mundo quiere bajar de peso, hacer ejercicios, etc. Se lo proponen en el nuevo Año y, casi siempre, abandonan la resolución antes que acabe enero.  En parte, se debe a que la resolución estuvo más de acuerdo con lo que “todo el mundo quiere”, que con una evaluación de qué es lo que cada uno de nosotros quiere. Leer más

Comparte este artículo:

12 Tips para mejorar la memoria

Por José R. Fortuño Candelas

¿Alguna vez, mientras estudiabas en la escuela elemental, intermedia o superior o en la universidad, te enseñaron cómo funciona tu memoria?  Cada vez que te pedían que memorizaras cantidades de datos, ¿te decían cómo debías hacerlo?  ¿Verdad que no?

Uno de los más graves “pecados de omisión” de nuestro sistema educativo es que no nos enseña casi nada acerca de nuestra memoria.  No nos enseñan cómo funciona ni, mucho menos, cómo usarla efectivamente.

Con el tiempo, aceptamos como un hecho del destino que no podemos controlarla y, como si fuera inevitable, que la iremos perdiendo paulatinamente con los años.

La experiencia de más de tres décadas de entrenamientos de la memoria de NILVEM nos dice que estas ideas son falsas, que la memoria puede ser mejorada dramáticamente.  Aunque sería una mejor solución el que se enseñaran estas técnicas a través de todo el proceso educativo, de elemental a universitario, con el curso de Memoria de NILVEM podemos enseñar a niños y adultos a usar su memoria con eficiencia. Leer más

Comparte este artículo: