Navegar / buscar

¿Tienes la precupación de que el tiempo no te da para mantenerte al día en tus estudios?

 

Una de las quejas más frecuentes de todo estudiante es que el tiempo no le da para mantenerse al día en sus estudios y, mucho menos, para todo lo demás que desea hacer. Según avanza en su vida universitaria, este problema se pone aún mayor.

Pero preocuparse y quejarse no va a resolver nada. Si queremos resolver este problema, tenemos que buscar a técnicas de estudio que permitan mejorar el uso del tiempo. De esta forma, lograremos más en menos tiempo, el esfuerzo rendirá más y contaremos con más tiempo libre.

NILVEM ofrece entrenamientos en estas técnicas. Nuestro Curso de Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria es la más importante inversión que puedes hacer para aprender a usar tu tiempo de estudio con eficiencia y mejorar tu desempeño académico.

La lectura lenta, además de hacernos gastar cantidades de tiempo excesivas en la misma, es fuente de distracción continua mientras leemos. Por eso, el lector lento pierde el hilo constantemente y se queja de que, al terminar, no recuerda qué fue lo que leyó. Pero, nuevamente, quejarse no resuelve nada.

La Lectura Veloz es un readiestramiento de la destreza de la lectura, a través del cual el estudiante aprende a leer de una manera más eficiente, consiguiendo, además de terminar en mucho menos tiempo, incrementar su concentración de manera que logra una mayor retención y comprensión de lo leído. Durante nuestro curso, el estudiante comprueba a través de exámenes que tanto su comprensión como su velocidad se van incrementando.

Otra de las causas del mal uso del tiempo en el estudio es la falta de organización. La mayor parte de los estudiantes reportan que muchas veces “no saben por donde empezar”. Por consiguiente, tampoco saben por dónde seguir ni cómo terminar. Todo esto se debe a la falta de método.
En NILVEM enseñamos un Método de Estudio coherente y completo, con el cual el estudiante aprende cómo enfrentar el material, cómo analizarlo y cómo organizarlo de manera que pueda entenderlo mejor.

Pero ahí no acaban las quejas de los estudiantes con respecto al tiempo. Muchos se quejan, además, de que tienen que pasar horas tratando de “embotellarse” lo que han estudiado. Cuando llegan al examen, muchas veces se les olvida y, cuando se acuerdan para el examen, no tienen certeza de que lo van a recordar después, que es lo importante. Todo esto se debe a la falta de técnicas de memorización efectivas, ya que nunca les han presentado las mismas. Nuevamente, no sirve de nada quejarse, lo que puede ayudarte es aprender estas técnicas.

Las técnicas de Memoria que se enseñan en NILVEM le permiten a un estudiante memorizar con poco tiempo y esfuerzo cualquier tipo de información: datos, palabras, números y combinaciones de estos. Se trata de técnicas comprobadas, presentadas en forma gradual de manera que el estudiante se asegura durante el curso de dominarlas plenamente.

Como puedes ver, hay mucho más que hacer que quejarse en cuanto al rendimiento del tiempo para estudiar. Llámanos al 787 347-4415 o visítanos en internet en nilvem.com, para darte más información acerca de nuestros cursos. Es la inversión de tiempo y dinero más importante que puedes hacer para mejorar en tus estudios y ganar tiempo.

Y para terminar con el tiempo, debes saber que este texto tiene 580 palabras. Seguramente, te debe haber tomado entre cuatro y siete minutos leerlo. Si ya hubieras tomado nuestro curso, lo hubieras hecho en menos de dos minutos. No lo dejes para después, llámanos.

Comparte este artículo:

Maestro o estudiante: ¿quién es el protagonista?

¿Tienes, como estudiante, o tienen tus hijos, la actitud correcta, mirando hacia el futuro, sobre el propio aprendizaje? ¿Se están preparando para el futuro que se abre paso o para un pasado que ya no existe?

Por José R. Fortuño Candelas

Durante muchos años hemos seguido métodos tradicionales de enseñanza que pueden ser llamados “aprendizaje centrado en el profesor”.

Los métodos tradicionales ponen al docente en el papel principal como la principal fuente de conocimiento. Todo el proceso comienza con un maestro dando lecciones, señalando áreas importantes, verificando con un cuestionario que prueba cuánto ha captado cada estudiante y termina evaluando a cada uno de ellos individualmente.
Aquí, todas las partes activas son desempeñadas por el tutor y los alumnos pasan a segundo plano.
Sin embargo, el enfoque está cambiando gradualmente, del docente al estudiante. Un concepto, “aprendizaje centrado en el estudiante”, está cambiando todo eso.

Leer más

Comparte este artículo:

¿Cómo comprimir una hora en 20 minutos?

Para la persona que quiere ser realmente productiva y progresar en su vida hay un recurso que siempre le falta: EL TIEMPO.

No importa cuán bien se organice ni cuán fuerte trabaje, siempre le faltará tiempo.  Tiempo para hacer más, para aprender más, para producir más.  Es muy probable que tú te hayas sentido muchas veces así: deseando que hubiera más horas en el día, o que las horas duraran más para hacer todo lo que quieres hacer.

¿Y si te presentaran una manera de hacer que tus horas rindieran más?  Una manera de poder hacer con tu tiempo al menos tres veces más de lo que hacer ahora, ¿cuánto valdría para ti?

Seguramente, gran parte de tu tiempo de estudio y trabajo consiste en leer, sean libros, informes, mensajes electrónicos, páginas web o documentos de todo tipo.  El estudiante promedio obtiene sobre el 80% de su aprendizaje a través de la lectura.  El ejecutivo promedio dedica por lo menos 15 o 20 horas semanales a la lectura como parte de sus funciones o de su propia actualización.

La buena noticia es que tienes a tu alcance una manera de hacer que tu tiempo rinda mucho más.  Tanto más que podemos decir que es como si comprimieras cada hora y la convirtieras en 20 minutos.  O visto de otra manera, como si pudieras hacer en 20 minutos lo que ahora haces en una hora completa.

Esto lo tienes a tu alcance con la Lectura Veloz.

La meta mínima que nos proponemos con cada estudiante que toma nuestro curso es que termine leyendo y comprendiendo tres veces más rápido que cuando comienza.  Muchos logran mejorías muy superiores, pero fíjate lo que pasaría si consigues esa meta mínima. Todos los ejemplos que verás están basados en la “velocidad de lectura comprensiva”, donde ajustamos la velocidad de lectura según el porcentaje de comprensión.  Después de todo, no nos interesa que leas más rápido, sino que comprendas mejor en menos tiempo.

Los siguientes son ejemplos típicos, tomados de los récords de nuestros cursos recientes:

 PCM
Inicial
PCM
Final
Aumento
Alberto M.1143563.1
Evelyn R.984935
Juan Carlos C.632573.8

Alberto M. puede leer hoy lo que antes le tomaba una hora, en menos de 20 minutos.  Mira lo que pasó con Evelyn R., ahora puede leer en unos 12 minutos lo que antes le tomaba una hora. El último  caso, el de Juan Carlos C., que llegó con un nivel de lectura comprensiva sumamente deficiente, es particularmente interesante, pues pudo pasar de ser una persona que nunca leía, por lo lento que lo hacía, a una persona que hoy día ha hecho de la lectura un hábito.

Los tres casos que estamos citando son típicos; hay casos muchos más extremos de cambio entre el inicio y el final.  Pero no es nuestra costumbre tratar de impresionar con estos casos sino mostrar resultados que razonablemente cualquier estudiante puede lograr.

En cada uno de los casos, el tiempo de lectura fue reducido sin perder, sino ganando en comprensión.  El método de la Lectura Veloz permite lograr ambas metas a la vez.  Además, en el curso se trabaja con un Método de Estudio sumamente eficiente, para asegurar una estrategia de analizar, resumir y organizar la información y se aprende cómo funciona nuestra Memoria y cómo, a través de varias técnicas, hacer el mejor uso de la misma.

¿No crees que es tiempo ya de que aprendas cómo hacer que tu tiempo rinda más?  ¿No te gustaría ya estar en condiciones de hacer en 20 minutos o menos lo que ahora te toma una hora?

Aprovecha que estamos comenzando cursos en diversos horarios y formatos, uno de los cuales debe adaptarse a ti.

Comparte este artículo: