Navegar / buscar

Mitos y verdades de la Lectura Veloz

Es seguro que tienes muchas dudas acerca de la Lectura Veloz. Te habrás preguntado si realmente funciona, si será un engaño, si se podrá leer más rápido pero se perderá la comprensión. En este artículo vamos a aclarar todos esos puntos, uno por uno.

Orígenes de las dudas

Encontramos tres causas para las dudas acerca de la Lectura Veloz:

  • El sistema educativo considera dominada la destreza de la lectura en el momento en que aprendimos a leer en voz baja. Esto ocurre alrededor del segundo o tercer grado de escuela elemental. De ahí en adelante, es poco o nada lo que se trabaja para que esa lectura sea más eficiente. Nos convencemos, por tanto, de que ya leemos lo mejor que lo podemos hacer y no podemos hacer nada para mejorarlo.
  • Es fácil comprender que un sistema educativo que enseña mal la destreza más importante para el aprendizaje, va a elaborar sus propias defensas, por lo que no es de extrañar que la versión oficial de la academia sea contraria al posible mejoramiento de la lectura a través de las técnicas de Lectura Veloz.
  • Las promesas comerciales de ciertos promotores de sistemas dudosos de aceleración de la lectura, que prometen milagros en poco tiempo y sin esfuerzo. Dondequiera hay personas inescrupulosas que hacen promesas falsas y venden mercancía de menor calidad con tal de hacer grandes ganancias aunque no cumplan lo ofrecido.

Este artículo te va a ayudar a separar el grano de la paja. Veamos los mitos uno por uno.
Leer más

Comparte este artículo:

Los obstáculos mentales en la lectura

No parece que haya duda para nadie en que cualquier tarea que se emprende sin la confianza de que se puede completar satisfactoriamente, seguramente termine mal.  Si, peor aún, iniciamos la tarea con temor y hasta el convencimiento de que nos va a salir mal, puede pronosticarse que se va a fallar.  Si, sumado a eso, se tiene una actitud negativa, si no se desea hacer la tarea, entonces sí que podemos decir que el fracaso está asegurado.

Lamentablemente, este es el día a día de muchos estudiantes y profesionales en lo que respecta a la lectura y buena parte de sus estudios.  Emprenden las tareas con temor, sin confianza, convencidos de que no les va a salir bien.  Cuando van a leer algo, lo hacen sin ganas y de antemano reconocen que no se van a recordar bien de lo que lean.

Enfrentar esta situación, y corregirla para ahora y el futuro, requiere de cada persona un esfuerzo muy grande, que podemos separar en dos conceptos: actitud y herramientas. Leer más

Comparte este artículo:

El aprendizaje es permanente, ¿estás listo?

Por José R. Fortuño  Candelas
NILVEM

Uno de los cambios más significativos que ha traído el Siglo XXI está provocando una verdadera revolución en la educación y en la organización de las empresas. Hemos entrado de lleno a la Sociedad del Conocimiento, pero, ¿qué significa eso para ti?

Significa, en primer lugar, que quedaron atrás para siempre las viejas formas y costumbres del sistema educativo y las organizaciones de todo tipo. Cada día valen menos los títulos y más las destrezas. Cada día vale más el demostrar lo que se sabe y saber resolver nuevos problemas que el grado académico, la experiencia previa y el prestigio de las universidades. Cada día más, el valor principal que puede aportar un profesional en cualquier campo es su capacidad de adaptarse, aprender lo nuevo y moverse con rapidez.

Por un lado, las empresas de tecnología punta no están mirando los resumés, ni tomando en cuenta las referencias que antes eran fundamentales; están viendo cómo cada persona puede aportar a sus metas sin importar de dónde viene. Por el otro, cada vez más las personas tienen que ubicarse como autoempleados y renovarse completamente varias veces en su vida.

Esto significa, para ti, en segundo lugar, que si quieres tener éxito y no quedar atrás en un futuro cercano, tienes que integrarte a una cultura de aprendizaje permanente, de renovación continua de tus capacidades. Ahora lo valioso no es tener muchos años de experiencia haciendo algo, porque ese algo puede ser que ya no haga falta. Lo que le aporta valor a cada persona en esta economía es su capacidad para aprender, reaprender, adaptarse y prever.

¿Cuentas con esas capacidades? ¿Estás listo para lo que ya es una realidad y lo que viene?

Si la contestación es “no” o no estás seguro, entonces es conveniente que eleves la prioridad de evaluar tus capacidades a la luz de estos cambios y tomes las medidas para ponerte a tono con los tiempos. Será la mejor inversión que hagas en tu futuro y el de tu familia.

Una de las medidas que puedes tomar es hacerte de las herramientas del Aprendizaje Acelerado. Por ejemplo, la Lectura Veloz, que permite a quien la domina leer mucho más rápido y obtener una mejor comprensión y retención de lo que lee. Esta destreza es esencial para mantenerse al día y hacer a tiempo los cambios que uno prevea que debe hacer.

Comparte este artículo: