Navegar / buscar

10 maneras de esculpir un cerebro saludable

Por José R. Fortuño Candelas
NILVEM

 

El ilustre Premio Nobel español, autor de la “doctrina de la neurona”, don Santiago Ramón y Cajal, dijo una vez:

“Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.”

Con esta idea, Ramón y Cajal, como era su costumbre, se adelantó en casi cien años a sus tiempos, con conceptos que apenas hoy van viéndose plenamente demostrados y adoptados. En esta idea podría resumirse el concepto de “reserva cognitiva”, una idea que cada vez toma más importancia en todos los campos que estudian y promueven una salud cerebral para toda la vida.

En forma resumida, la reserva cognitiva es la capacidad que tienen algunas personas para soportar mejor la patología cerebral que a otros lleva la demencia, como la Enfermedad de Alzheimer. Esa reserva cognitiva es, en efecto, una reserva cerebral, es decir, una capacidad aumentada del cerebro, tanto en tamaño como en formas de procesar información, gracias a la cual algunos individuos no desarrollan los síntomas de la demencia, a pesar de verse atacados por el mismo deterioro de sus cerebros.

Diversos estudios han demostrado que un cierto número de personas, tanto como un 30% en una muestra de ancianos que no padecieron demencia, mueren con lesiones similares en sus cerebros a los que sí padecieron estos males. Se han identificado varios factores que contribuyen a la construcción de esta reserva cognitiva, y la mejor noticia es que nunca es muy tarde para comenzar a desarrollarla.

Nunca es tarde no quiere decir que pueda ser demasiado temprano. El momento, por tanto, para comenzar con una estrategia que garantice nuestra salud cerebral en los últimos años de nuestras vidas es: ¡ahora mismo!

Ve a continuación 10 maneras con las cuales podemos comenzar ahora mismo a esculpir nuestro cerebro para resistir exitosamente el deterioro.

1. Deshazte del peso extra.

Mantener una cintura controlada puede reducir significativamente el riesgo de la pérdida de la memoria. Mantén una dieta saludable y balanceada, y controla el consumo de alcohol y cafeína. Añadir a tu dieta alimentos altos en ácidos grasos del tipo omega-3 y antioxidantes, como pueden ser el pescado o las moras, puede ser una ayuda adicional.

2. Sal a caminar.

Deja el sofá, apaga el televisor y camina o corre un poco. Aun un poco de ejercicio puede hacer una gran diferencia para nuestra salud cerebral.

3. Ocúpate del mantenimiento correcto.

Atiende, bajo la supervisión de tu médico, todos los asuntos que pueden afectar tu memoria y agilidad mental. Esto incluye, sobre todo, el control de las condiciones crónicas, como la hipertensión y la diabetes, así como de la pérdida de visión o audición.

4. Duerme.

El descanso es esencial, y es una de las primeras cosas que perdemos al enfrentar un agitado estilo de vida y las presiones del trabajo.

5. Juega.

Sobre todo, juega juegos que reten tus capacidades intelectuales. Así mejorarás tus capacidades para mantenerte enfocado, pensar con rapidez, resolver problemas y aprender cosas nuevas.

6. Aprende a cómo recordar mejor.

Aprende estrategias y técnicas para mejorar tu memoria. Mientras más herramientas tengas, mejor trabajará tu memoria. Si no haz leído todavía nuestro curso “Las 20 reglas de la memoria”, aprovecha y pídelo ahora mismo respondiendo a este mensaje y, con gusto, te lo enviaré por email.

7. Estudia más.

El desarrollo intelectual es uno de los más efectivos medios para evitar la pérdida de capacidades cerebrales. Estudia esa carrera que dejaste a medias, estudia otra carrera si ya tienes una, lee acerca de esos temas que te intrigan, aprende sobre algo completamente distinto a lo que ya sabes.

8. Comparte con amistades.

Compartir con amistades, conversar, hacer chistes y escuchar a los demás es una actividad que genera gran cantidad de nueva actividad en tu cerebro.

9. Trabaja.

El trabajo es una actividad que exige nuestra atención y te reta. Si el trabajo que tienes ahora no cumple con eso, considera cambiarlo o busca alguna actividad, incluso voluntaria, donde tu cerebro se ponga en tensión. Ese trabajo te ayudará, además, a levantarte todos los días con un sentido de propósito, esencial para proteger nuestro cerebro.

10. Piensa positivamente.

No se trata de repetir frases positivas, se trata de mejorar continuamente cómo tú te sientes contigo mismo. Lo que piensas de ti mismo hará la gran diferencia. En cuanto a las capacidades de tu cerebro, trabaja con las mismas de manera que cada día te sientas mejor con esa masa de 3 libras (1300 gramos) que tienes dentro del cráneo.

Comienza hoy mismo. Te repito el pensamiento de Ramón y Cajal:

“Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.”

Y te llamo la atención a la frase del medio: “si se lo propone”. He ahí la parte verdaderamente importante y luminosa de este pensamiento. Porque si no nos lo proponemos, vamos por una pendiente inclinada que lleva al deterioro.

Comenzamos pues, por el propósito.

 

 

Comparte este artículo:

¿Tienes la precupación de que el tiempo no te da para mantenerte al día en tus estudios?

Una de las quejas más frecuentes de todo estudiante es que el tiempo no le da para mantenerse al día en sus estudios y, mucho menos, para todo lo demás que desea hacer. Según avanza en su vida universitaria, este problema se pone aún mayor.

Pero preocuparse y quejarse no va a resolver nada. Si queremos resolver este problema, tenemos que buscar a técnicas de estudio que permitan mejorar el uso del tiempo. De esta forma, lograremos más en menos tiempo, el esfuerzo rendirá más y contaremos con más tiempo libre.

NILVEM ofrece entrenamientos en estas técnicas. Nuestro Curso de Lectura Veloz, Método de Estudio y Memoria es la más importante inversión que puedes hacer para aprender a usar tu tiempo de estudio con eficiencia y mejorar tu desempeño académico.

La lectura lenta, además de hacernos gastar cantidades de tiempo excesivas en la misma, es fuente de distracción continua mientras leemos. Por eso, el lector lento pierde el hilo constantemente y se queja de que, al terminar, no recuerda qué fue lo que leyó. Pero, nuevamente, quejarse no resuelve nada.

La Lectura Veloz es un readiestramiento de la destreza de la lectura, a través del cual el estudiante aprende a leer de una manera más eficiente, consiguiendo, además de terminar en mucho menos tiempo, incrementar su concentración de manera que logra una mayor retención y comprensión de lo leído. Durante nuestro curso, el estudiante comprueba a través de exámenes que tanto su comprensión como su velocidad se van incrementando.

Otra de las causas del mal uso del tiempo en el estudio es la falta de organización. La mayor parte de los estudiantes reportan que muchas veces “no saben por donde empezar”. Por consiguiente, tampoco saben por dónde seguir ni cómo terminar. Todo esto se debe a la falta de método.
En NILVEM enseñamos un Método de Estudio coherente y completo, con el cual el estudiante aprende cómo enfrentar el material, cómo analizarlo y cómo organizarlo de manera que pueda entenderlo mejor.

Pero ahí no acaban las quejas de los estudiantes con respecto al tiempo. Muchos se quejan, además, de que tienen que pasar horas tratando de “embotellarse” lo que han estudiado. Cuando llegan al examen, muchas veces se les olvida y, cuando se acuerdan para el examen, no tienen certeza de que lo van a recordar después, que es lo importante. Todo esto se debe a la falta de técnicas de memorización efectivas, ya que nunca les han presentado las mismas. Nuevamente, no sirve de nada quejarse, lo que puede ayudarte es aprender estas técnicas.

Las técnicas de Memoria que se enseñan en NILVEM le permiten a un estudiante memorizar con poco tiempo y esfuerzo cualquier tipo de información: datos, palabras, números y combinaciones de estos. Se trata de técnicas comprobadas, presentadas en forma gradual de manera que el estudiante se asegura durante el curso de dominarlas plenamente.

Como puedes ver, hay mucho más que hacer que quejarse en cuanto al rendimiento del tiempo para estudiar. Llámanos al 787 347-4415 o visítanos en internet en nilvem.com, para darte más información acerca de nuestros cursos. Es la inversión de tiempo y dinero más importante que puedes hacer para mejorar en tus estudios y ganar tiempo.

Y para terminar con el tiempo, debes saber que este texto tiene 580 palabras. Seguramente, te debe haber tomado entre cuatro y siete minutos leerlo. Si ya hubieras tomado nuestro curso, lo hubieras hecho en menos de dos minutos. No lo dejes para después, llámanos.

Comparte este artículo: